Distribución y suscripción de contenidos (formatos RSS, ATOM…)

En lo que se refiere a los contenidos de internet, tales como artículos de periódicos o blogs, videos, podcast de audio y demás, hay un problema que suele darse y que incumbe tanto a los creadores de esos contenidos, como a los lectores o seguidores habituales de los mismos. De una parte, al autor de contenidos le interesa que su información llegue al mayor número de personas, facilitar la distribución de esos contenidos. De otro lado, como seguidor de varios medios quizás nos interese tener todos los contenidos clasificados y, sobretodo, estar al tanto de la nueva información que van publicando nuestros medios favoritos, sean 2 o 3, o decenas.

Para facilitar este problema, el de la distribución de contenidos, como el de suscribirse y estar al tanto de lo publicado en nuestros medios favoritos, se inventó lo que se llaman canales o semillas (feed) RSS, que es una idea bastante sencilla pero tremendamente útil como explicaré a continuación.

Un canal RSS no es más que un fichero de texto (en formato XML), que contiene un listado de los últimos artículos o contenidos publicados en un medio. Este listado incorpora información como el título del artículo, la URL o dirección web, la fecha de publicación, el autor, una descripción del mismo, etc.

La idea es que cuando en un portal como pudiera ser un blog, se publique un nuevo artículo, automáticamente el fichero RSS se actualiza e incluye la información de ese nuevo artículo en el listado.

A toda esta idea de distribución y suscripción de contenidos suele llamársele también sindicación de contenidos, una traducción un tanto regular de la expresión content syndication.

Funcionamiento de RSS

¿Cómo puede un canal RSS ayudar a distribuir contenidos?, como lector, ¿de qué me sirve que un medio que me gusta disponga de un canal RSS?.

Aquí entra en juego la otra parte, la de los lectores o “consumidores” de contenido. Existen lo que se denominan agregadores o lectores de RSS, que son simplemente una herramienta, ya sea online o que se instala en tu dispositivo, a la cual le indicas los enlaces de los canales RSS de tus medios favoritos, con lo que se podría decir que al introducir uno quedas suscrito a ese medio, puesto que lo que hará tu agregador RSS es recuperar todos los contenidos que hay descritos en cada canal RSS al que te hayas suscrito, y mostrártelos. Cada vez que alguno de estos canales RSS se actualice con nueva información, automáticamente te la mostrará, por lo que ya no tendrás que estar visitando cada uno de los medios de tu interés para saber si han publicado algo nuevo.

Como podrás ver, la idea es bastante simple, y muy útil.

RSS son las siglas de Really Simple Syndication, pero hay otros formatos, como ATOM. En cualquier caso son “lenguajes” estandarizados y los agregadores están preparados para reconocer los principales y más utilizados, por lo que no tienes que preocuparte por el formato del canal que usa un determinado medio.

¿Que agregador RSS utilizar?

Hay decenas, seguramente cientos, muchos de ellos muy válidos. Basta con buscar en Google “agregador RSS” o “lector RSS” para que aparezcan varias soluciones online gratuitas, y de pago. Lo mismo si buscas en el Play Store de Android o en la App Store de iOS. Sin embargo, yo recomiendo utilizar InnoReader, la cual tienes disponible en entorno web, Android e iOS, y que permite configurar muchos aspectos y organizar los contenidos muy eficazmente, al permitir por ejemplo crear carpetas y  etiquetas para clasificar tanto los canales en sí como cada uno de los contenidos.

Otros usos de la sindicación de contenidos

En artículos futuros que publicaré en este mismo blog, relacionados con RSS y la distribución y suscripción de contenidos, mencionaré formas de sacarle partido a esta tecnología, y que otros tipos de uso suelen dársele, algunos de dudosa moralidad o mala praxis. Pero principalmente señalar que RSS es una forma ideal para compartir contenidos y de mostrarlos en diferentes plataformas digitales. Puedes por ejemplo crear contenidos en tu blog, y tener tu propia aplicación para móvil o tablet que obtenga los contenidos desde tu canal RSS (o de otros), con lo que consigues crear contenidos una vez, y poder hacer que estén disponibles en diversos medios y plataformas.

Otro ejemplo es el de poder crear una página que no tuviera contenidos propios, sino que se dedicase a extraerlos o leerlos de otros medios a través de RSS. Un ejemplo podría ser los portales de comparadores de precios, que obtienen la información de los productos o servicios de las distintas tiendas a las que están suscritas.

En definitiva…

…Si tienes un blog o alguna plataforma donde publiques contenidos puedes que ya estés haciendo uso de RSS sin saberlo, pues muchos sistemas lo utilizan por defecto, como por ejemplo WordPress. Si no, te recomiendo que la emplees para ayudar a tus usuarios fieles a que estén al tanto de lo que publicas.

Y si como yo, sigues diversos medios de temáticas muy variadas, con un buen agregador RSS ahorrarás mucho tiempo y estarás informado más rápidamente. Se convertirá en una de tus aplicaciones indispensables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *