Optimiza imágenes fácilmente (con Riot software)

¿Qué queremos decir por optimizar una imagen?.

A menudo se necesita adjuntar una imagen a un correo electrónico, subirla a una web o red social, o compartirla de alguna forma, y resulta que el fichero de imagen que tenemos ocupa muchos megas (MB). Por ello es necesario, o muy recomentable, obtener un fichero de imagen con un tamaño mucho menor manteniendo una buena calidad, que se siga viendo bien. Esto es lo que llamamos optimizar la imagen, conseguir que ocupe lo menos posible manteniendo una buena calidad.

Para reducir el tamaño en MB o KB de una imagen, podemos principalmente considerar 2 aspectos:

  • Reducir el tamaño en pixeles de la misma: puede que tengamos una imagen muy grande sacada con una cámara digital, y nos baste una imagen con una resolución/dimensiones mucho más pequeña.
  • Aumentar la compresión del fichero: recordemos que el formato JPG es usa un algoritmo de compresión de información con pérdida.

Para llevar a cabo estos ajustes en el fichero de imagen podemos usar un software de edición de imágenes, como por ejemplo Adobe Photoshop, pero que resulta caro y “pesado”… o utilizar algún software gratuito diseñado específicamente para optimizar imágenes. Personalmente recomiendo RIOT, un software grautito para Windows que ocupa muy poco, fácil de usar y con el que puedes optimizar tus imágenes cómoda y rápidamente.

Tras descargarlo desde su página oficial e instalarlo (cosa que nos llevará un minuto o dos), podremos ejecutar el programa. Al hacerlo veremos que la interfaz del mismo se divide en dos áreas:

La parte de la izquierda esta destinada a la imagen original que abramos en el programa, y a la derecha la imagen optimizada resultante. Justo encima de ellas, se mostrará lo que ocupa cada una, tanto la original como la optimizada, para que podamos ir viendo la mejora que hemos logrado en el tamaño del fichero.

Para reducir el tamaño en pixeles de la imagen resultante vamos a la opción del menú Edit > Resample, o bien pulsamos sobre el icono en la parte derecha, debajo de la imagen optimizada. Una vez hecho podemos indicar los pixeles que queramos que tenga la imagen optimizada.

Si lo que queremos es ajustar el nivel de compresión, fijémonos que debajo de la imagen original hay 3 pestañas con los formatos en los que podemos obtener la imagen resultante: JPG, PNG y GIF. En el caso de ser una fotografía nos interesa el formato JPG (por la cantidad de colores que admite y su buena calidad de compresión). Seleccionamos esa pestaña si no la teníamos seleccionada por defecto, y veremos debajo una barra para poder ajustar la calidad, que no es otra cosa que el nivel de compresión.

Si queremos una imagen que no tenga mucha pérdida de información, que tenga buena calidad, podemos ajustar esa barra entorno al 85-95%. Si queremos sacrificar calidad en beneficio de un tamaño de fichero mayor, podemos ir bajando la barra hasta valores del 60-70%. Es cuestión de ir viendo la imagen resultante a la derecha, ver si el resultado nos satisface y encontrar un compromiso entre la calidad de la imagen y el tamaño del fichero resultante.

En la captura de pantalla que incluimos anteriormente puede verse que la imagen original ocupa sobre 12MB, y hemos conseguido una imagen con muy buena calidad a un tamaño de poco más de 200kb. Suficiente para compartir en redes sociales, enviar por mail… ¡Hemos ahorrado un montón de espacio!

Una cosa muy importante que tengo que recodarte por último. Ten en cuenta que es interesante que no pierdas la imagen original en alta resolución, puesto que puede que la llegues a necesitar alguna vez para mandar a imprimir por ejemplo.

¿Qué te ha parecido RIOT?. Fácil, ¿no?. Optimizar tus imágenes y ahorrar espacio ahora no te costará nada, apenas un minuto de tu tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *