Ficheros de imágenes: formatos, tipos, características…

Ya en un artículo anterior donde traté la compresión de datos, vimos que las imágenes se pueden almacenar sin compresión alguna, como son los ficheros BMP y RAW, pero habitualmente las imágenes se comparten y publican en formatos comprimidos. En este artículo vamos a ver los principales formatos de imagen y sus principales características y diferencias.

JPG o JPEG

Los ficheros de imagen que usan esta extensión (principalmente .jpg o .jpeg aunque hay otras) están codificados con este algoritmo de compresión con pérdida (de información).

Es el formato de imagen más empleado para publicar y compartir fotografías, ya que se pueden obtener imágenes con buena calidad y compresión (tamaño de fichero comedido), soportando lo que se se denomina “color verdadero“, es decir, algo más de 16 millones de colores, exactamente 16.777.216 colores distintos. No quiere decir que una imagen los use todos, sino que es el máximo de colores o tonos distintos que es capaz de reconocer y codificar este formato de imagen.

Este formato de imagen no admite transparencias, que es algo que veremos más adelante con el formato GIF.

TIFF

Es un formato de imagen que admite color verdadero y que permite emplear varios algoritmos de compresión, o bien no comprimir la imagen.

Se puede optar por emplear un algoritmo de compresión sin pérdida (como el LZW), con lo que se obtendrán imágenes con la misma calidad que el original pero de un tamaño generalmente mayor al ofrecido por el JPG. También se puede optar por comprimir con el propio algoritmo JPG.

Otra característica curiosa es que se puede almacenar más de una imagen en el mismo fichero.

Como ves, se trata de un formato más versátil que el JPG para almacenar imágenes, pero en la práctica no está tan extendido, al menos entre particulares, y se usa más bien a nivel profesional para compartir ficheros con la mayor calidad posible con destino imprentas, desarrolladores web, estudios de diseño y publicidad…

GIF

Este formato tiene 2 características principales: ofrece compresión sin pérdida (no se pierde calidad de imagen) y está limitado a 256 colores simultáneos (no admite más de este número de colores en un mismo fichero).

Estas 2 características hacen que este formato no sea apropiado para codificar fotografías e imágenes con muchos colores distintos, pero si ideales para representar logotipos, ilustraciones, infografías…

Además hay otra característica que lo hace interesante, y es el uso de las transparencias. Podemos hacer que uno o varios de los colores de esos 256 como máximo, sean transparentes. Con esto se consigue que podamos superponer un logotipo GIF sobre un fondo u otra imagen, y los colores que hayamos marcado como transperentes no se mostrarán, viéndose en su lugar lo que haya “debajo” de la imagen GIF. Esto se usa mucho en páginas web, donde resulta casi indispensable hoy en día.

Además tenemos lo que se conoce como GIF animado. Y es que con este formato podemos crear animaciones de pocos segundos de duración. Se pueden almacenar en un mismo fichero varios fotogramas e irlos pasando a una velocidad determinada codificada en el propio fichero GIF. De esta forma se pueden crear animaciones de la forma más tradicional, imagen a imagen.

Esto último es algo que igual ya conoces por que el uso de memes o pequeñas animaciones humorísticas están muy extendidas por internet y las redes sociales. Pues bien, esos ficheros están codificados en GIF.

PNG

Este formato es similar al GIF, de hecho surgió para mejorarlo y corregir algunas de sus deficiencias.

Estamos ante un formato que comprime sin pérdida, admite transparencias y reconoce un mayor número de colores, hasta los 16 millones del color verdadero.

Con este formato puede mejorarse la calidad respecto a usar el formato GIF, puesto que el algoritmo de compresión que se usa es mejor, admite más colores y el tratamiento que se hace de las trasparencias también es mejor.

Existe una versión de PNG que soporta animaciones: APNG. Pero no está muy extendido. Para animaciones simples y cortas sigue optándose por el GIF.

Concluyendo…

Existen muchos más formatos de imagen, pero JPG, GIF y PNG son los 3 más extendidos.

Para comprimir fotografías no hay duda, se usa el JPG, al cual se le puede indicar que use un nivel de compresión mayor o menor, con lo que obtendremos imágenes de mayor calidad y mayor tamaño (con poca compresión), o imágenes de peor calidad y menor tamaño, a medida que más exigentes seamos con la compresión.

Para ilustraciones, logotipos e infografías, aquí el GIF es el rey, o el PNG si la imagen requiere de más de 256 colores o usa transparencias. Para decidise por GIF o PNG es cuestión de valorar la calidad de la imagen resultante y el espacio que ocupa el fichero, para ver finalmente con cual nos quedamos.

Por último quiero hacer una aclaración por que seguramente habrás oído hablar del Photoshop. Es un programa de edición de imágenes (seguramente el más empleado en el mundo), y su formato de fichero .PSD no es un formato de imagen en sí, ni un algoritmo de compresión de imágenes. Es un formato complejo que contiene multiple información que puede ser editada en el Photoshop, como textos, imágenes, capas, trazados, formas, y mucha más información. Por ello no hay que confundirse: el PSD no es un formato de fichero de imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *